ESCUCHANOS

El aceite de cannabis no es la única alternativa para epilepsias refractarias

5 diciembre, 2016
106 Views

Entre los 70 cannabinoides que tiene la planta de cannabis, sólo el cannabidiol es el que produce los efectos anticonvulsivos, entre otros beneficios. Alemania, Reino Unido y Estados Unidos son algunos de los países que lo extraen y comercializan, y las investigaciones científicas determinan que no tiene efectos adversos, a diferencia del aceite de cannabis que contiene la totalidad de los componentes de la planta, incluso los de acción psicoactiva.

Jorge Manzanares Robles es farmacéutico y DR en Farmacología, además de decano de la esa facultad en la Universidad Miguel Hernández de Alicante (España). En el marco de una serie de actividades organizadas por la Universidad San Juan Bosco, el sábado brindó una conferencia abierta titulada «La verdad sobre el cannabis como medicamento o droga».
Manzanares Robles lleva más de dos décadas dedicado a la investigación sobre cannabinoides -componentes de la planta- y trazó una diferencia fundamental para hablar de las aplicaciones o usos del cannabis en relación a los tratamientos médicos. En tal sentido, consideró un «error» hablar de cannabis medicinal.
«La planta del cannabis tiene productos con propiedades terapéuticas beneficiosas, pero hay que sacarlos, ponerlos en formas farmacéuticas, con una dosificación correcta, un registro sanitario y dárselo a los pacientes prescriptos por médicos porque si no volvemos a la automedicación con productos que tienen los principios activos que nos interesan y otros que ni nos interesan, ni sabemos cuál es su efecto» expuso.
En esa misma línea, el profesional explicó que no habiendo otra opción disponible, se puede utilizar el aceite de cannabis, aunque planteó que ahora que se sabe cuál es el componente beneficioso, es preferible utilizar solo ese. Señaló que el aceite tiene entre 200 y 300 componentes y 70 cannabinoides distintos. De estos, el que resulta beneficioso para producir el efecto antiepiléptico «y muchos otros efectos positivos adicionales» es el cannabidiol.
«El aceite tiene cannabidiol y todo lo demás; también el delta 9 tetrahidrocannabinol que es el más psicoactivo, que tiene acción como droga de abuso y que produce efectos que pueden ser terapéuticos y también perjudiciales», acotó.

SUGERENCIAS
Tras esa explicación, Manzanares Robles planteó que es preferible entonces suministrar directamente el cannabidiol. «Yo no sé los efectos secundarios que puede o no producir el aceite porque no es lo que se está investigando. Imagínese que tiene un niño al que le va a dar el aceite para prevenir ataques, y a lo mejor necesita que se lo den más de una vez al día. ¿Usted sabe la cantidad de tetra hidrocannabinol que está tomando? Nadie lo sabe», enfatizó.
A continuación, sugirió que lo que se podría hacer en Argentina en esta instancia es, por ejemplo, medir la cantidad de cannabidiol y delta 9 tetrahidrocannabinol que tienen en el aceite que compran para saber cuánto pueden aumentar la dosis sin llegar a un nivel perjudicial, además de medir al niño en diferentes horarios para hacer curva cinética y saber cuándo desaparece el cannabidiol porque a lo mejor hay niños a los que se les puede dar una dosis más bajita más de una vez al día. «Todo esto no se sabe, ni sabemos si el resto de los compuestos pueden tener efectos positivos o no», acotó.
Sin embargo, y en lo que se refiere a la aplicación medicinal que es lo que debate hoy Argentina, el investigador subrayó que «creo que deberíamos intentar hacer un esfuerzo para que se traiga el cannabidiol como tal y hacer ensayos clínicos aquí. Los niños que lo necesitan no son muchos; el gobierno lo podría traer gratuitamente para esos casos y sería espectacular el efecto porque ya no tendrían que tomar el aceite».
Asimismo, el especialista sostuvo que «el número de niños con síndrome es muy bajo en todos los países; merecería la pena que el gobierno lo importara y gratuitamente. Lo mejor de todo es que hasta ahora todos los estudios sobre cannabidiol dan que no produce reacciones adversas significativas y esto es muy relevante porque tiene muchas posibilidades terapéuticas».

Compartir