ESCUCHANOS

Tiros, corridas policiales y patrulleros dañados en la movida mañana dominguera en barrio Moure

12 diciembre, 2016
35 Views

Dos hechos policiales que no tendrían vinculación entre sí, motivaron urgentes corridas del personal policial de la Seccional Quinta que en algún momento se vieron superados y debieron recurrir al Grupo de Infantería y a otras fuerzas policiales para poder controlar a varios integrantes de una misma familia que fueron los que confundieron los puntos y armaron una gresca de grandes proporciones.

Es que según informaron las fuentes policiales, los hechos acontecieron a partir de las 7 de la mañana y se extendieron hasta pasadas las 10 de ayer. Unos primeros llamados daban cuenta que sobre la calle Jaime de Nevares al 1.600 del barrio Moure se escuchaban detonaciones de armas de fuego y que, a unas cuadras, un grupo comandado por el exintegrante de la desaparecida patota de “La laguna” José David Saldivia (45), el mismo que meses atrás fuera filmado por cámaras del Sindicato petrolero de andar a los tiros, la habían emprendido a tiros y con diversos proyectiles como piedras y pedazos de ladrillos, contra al menos dos domicilios de las inmediaciones.

Todo era confuso y cuando llegaron los primeros móviles policiales al lugar fueron recibidos con una lluvia de proyectiles por parte de integrantes del grupo de Saldivia: hubo daños en móviles policiales y con la colaboración del Grupo de Infantería debieron recurrir a las escopetas con postas de goma, algunas de las cuales impactaron contra la humanidad de Saldivia quien reprimía a los policías con piedras, un cuchillo y hasta los enfrentó con una especie de palo de beisbol y cuando retrocedía, se le cayó de entre sus pertenencias un arma de fuego que resultó ser una “tumbera”, la que terminó luego secuestrada por el personal policial, se informó.

Lo que parecía una gran confusión pronto sería aclarado: las detonaciones con armas de fuego proveniente de la cuadra de Jaime de Nevares al 1.600 eran reales pero nada tenían que ver con la familia Saldivia: se trataba de un caso de violencia de género ya que una mujer denunció que había recibido la visita de su expareja, por quien pesa una prohibición de acercamiento, y éste al no ser bien recibido extrajo un arma de fuego y empezó a efectuar disparos intimidatorios que afortunadamente no dieron en ningún blanco humano.

La denunciante fue trasladada a la Comisaría de la mujer y el hombre huyó del lugar, aunque se esperaba una resolución judicial para actuar al respecto.

Lo de los Saldivia sería porque escucharon las detonaciones y pensaron que el blanco de esas detonaciones eran ellos, y en consecuencia la emprendieron contra domicilios de donde suponían que habrían efectuado los disparos.

Compartir