ESCUCHANOS

Macri: «Necesitamos una Justicia más eficiente y que dé respuestas»

20 enero, 2017
147 Views

El Presidente encabezó el acto de transferencia de la Justicia Nacional al ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Macri dijo que, con el traspaso de parte de la Justicia Nacional a la órbita porteña, los vecinos «van a poder dirimir sus conflictos de la vida diaria a través de un Poder Judicial propio«, y expresó su confianza en que tanto la Legislatura porteña como el Congreso Nacional ratifiquen el convenio que firmó por la mañana en la Casa Rosada con el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta.

En ese marco, el jefe de Estado sostuvo que «la Justicia también tiene que tener herramientas de evaluación para tener resultados y que las cosas no se dilaten«, y puso como ejemplo de los déficits al caso que investiga la muerte del fiscal Alberto Nisman que, a dos años de sucedida, no pudo establecer aún sus circunstancias.

Así lo afirmó en el marco del acto de firma del convenio de transferencia a la órbita porteña de parte de la Justicia Nacional de la ciudad, realizado en la Casa de Gobierno, con la participación también del ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, y de su par de la ciudad, Martín Ocampo.

Además, el Presidente sostuvo que la transferencia permitirá mejorar la «seguridad» para dar «respuestas a las víctimas» haciendo que la tarea de la Justicia sea «más eficiente, más cercana y más dinámica«.

En el inicio de su discurso, el Presidente puso el foco en lo que entiende es una histórica demora en la implementación de las medidas: «No sé qué nos pasa a los Argentinos; pensamos cosas, analizamos nuestros problemas, construimos soluciones y no las implementamos y después sufrimos las consecuencias».

De esta forma, hizo alusión de manera simultánea a dos temas: por un lado al propio traspaso de parte de la Justicia Nacional al ámbito de la ciudad de Buenos Aires -establecido en reforma constitucional de 1994, que estableció la autonomía del distrito, y que recién ahora, después de más de veinte años, se efectivizaría en este aspecto judicial- y, por el otro, a las inundaciones que afectan a distintas provincias y a sus consecuencias.

«Hoy leí que las obras cuestan el 10 por ciento de lo que se perdió en esta inundación», expresó, lamentándose, el mandatario, quien citó afirmaciones de Rodríguez Larreta en relación a obras postergadas por décadas, como el entubamiento del arroyo Maldonado (que él concretó como jefe de Gobierno porteño), una autopista ribereña que permita cruzar la Ciudad de Norte a Sur (que acaba de iniciar Rodríguez Larreta).

En esa línea, en las palabras que pronunció en el acto realizado en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, Macri recordó que «en 1994, cuando hubo una reforma constitucional, mucha gente valiosa pensó una cantidad de herramientas para que, en distintos campos, la Argentina funcione mejor», entre ellas el traspaso de algunas competencias de la órbita nacional a la ciudad en el marco de la autonomía establecida para el distrito.

En ese contexto, valoró que, en ese momento, «se decidió, en forma inteligente, para dirimir conflictos de la vida diaria a través de un Poder Judicial propio, dinámico, responsable y que se haga cargo de dar respuestas a las cosas que suceden».

En ese sentido, expresó que el convenio de traspaso firmado hoy -que ahora debe ser ratificado por la Legislatura porteña y por el Congreso Nacional, a través de sus dos cámaras-, «busca devolverle esas herramientas adonde tienen que realmente funcionar» para que, además, «la Justicia federal verdaderamente sea la que dé respuestas a los temas federales».

Los acuerdos rubricados esta mañana por Macri y Rodríguez Larreta incluyen un convenio para seguir ampliando la transferencia de competencias penales (como robos y hurtos) a la Ciudad, y la transferencia de las competencias relativas a la justicia en las relaciones de consumo (o defensa del consumidor).

También se acordó el traspaso del Registro de Propiedad Inmueble de la Capital Federal y de la Inspección General de Justicia, el organismo que supervisa la inscripción de las empresas y asociaciones civiles.

Según el Gobierno, la transferencia de competencias y órganos «se acompañará de los recursos pertinentes y de los bienes correspondientes a la labor de los órganos transferidos».

Al término del acto, Rodríguez Larreta calificó el traspaso como «un paso muy importante para seguir trabajando en brindar mayor seguridad a la gente», y subrayó que los empleados judiciales «no perderán ninguno de sus beneficios».

Para el jefe de gobierno porteño, «tiene toda la lógica que, una vez concretado el paso histórico de que la ciudad maneje la policía, también maneje la Justicia penal», porque ambas trabajan «codo a codo».

«Esto va de la mano con esta visión federal del Presidente y, después de muchas décadas, Macri es el que le ha dado más recursos, más funciones a las provincias, y es un avance muy importante acercar a la justicia con la gente y para la seguridad y el trabajo conjunto de la Justicia y la policía», agregó.

En tanto, el ministro Ocampo indicó que el traspaso redundará en «mayores controles» por parte de los porteños y «mayor rapidez» en los procesos judiciales.

El funcionario agregó que la Ciudad «tiene un modelo de gestión más rápida, donde la oralidad es central y un sistema acusatorio donde el papel de fiscal es central», con lo cual consideró que, en la Justicia porteña, «las causas penales se resuelven con mayo rapidez» que en la Nación.

Consultado sobre el rechazo que ya han expresado los jueces a su traspaso, Ocampo dijo que ese sector cree que «hay una cuestión de pérdida de estatus», pero consideró que «la Justicia tiene que dejar de pensarse hacia adentro y verse como un servicio» a los ciudadanos.

En el mismo sentido, el coordinador general del Programa Justicia 2020, Ricardo Gil Lavedra, también presente en el acto, señaló que «el espíritu del traspaso es el progreso» y recordó que eso «es un mandato inexorable de la Constitución; esto es que hacerlo y va a redundar en beneficio de los propios habitantes y de la justicia». Para Gil Lavedra, «es una deuda que tiene dos décadas y en la cual todos los habitantes de la ciudad aspiran a tener su propia justicia y, por supuesto, su propia policía».

El anuncio se hizo en el marco de las críticas del gremio judicial -conducido por Julio Piumato- y de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional (Amfjn), que hoy en un comunicado repitió su «enfático» rechazo a la transferencia de funcionarios, empleados, órganos y competencias de la Justicia Nacional Penal a la ciudad.

«Además de los temas puntuales planteados desde hace años, señalamos el riesgo de que este traspaso y el nombramiento futuro de magistrados obedezca a razones políticas«, advirtió una vez más la Amfjn a través de un comunicado.

Fuente: Télam

Compartir