ESCUCHANOS

6-7-8: serán tres los días sin clases en Buenos Aires por el paro nacional de mujeres

1 marzo, 2017
60 Views

El conflicto con los docentes bonaerenses está más latente que nunca. Durante la noche del martes, no hubo acuerdo en un encuentro entre funcionarios provinciales y los representantes sindicales en el marco de la negociación por las paritarias, aunque los maestros se comprometieron a analizar el nuevo ofrecimiento de la Provincia, que decidió sacar el «piso» de 18% de suba y propuso una pauta al ritmo del índice de precios del Indec.

Sin embargo, durante el diálogo surgió un dato que hasta ahora las autoridades desconocían. Los gremialistas informaron que no trabajarán el 8 de marzo porque se sumarán al paro nacional de mujeres. De no haber cambios, serán tres los días consecutivos sin clases en el inicio del calendario.

«Lunes y martes hay paro nacional y el miércoles también paran por el Día Internacional de la Mujer«, informó Alejandro Finocchiaro, director de Educación, en declaraciones a Radio Mitre.

El funcionario bonaerense aseguró que «es la primera vez en una década años que se lanza un paro 10 días antes que comiencen las clases» y reiteró que «aquí hay una serie de gremios radicalizados del kirchnerismo que quieren utilizar a los docentes».

Las negociaciones paritarias pasaron a un cuarto intermedio para que los gremios evalúen la nueva propuesta. De concretarse la medida de fuerza, casi 5 millones de chicos no podrán comenzar el ciclo lectivo 2017.

Si se toman en cuenta las huelgas realizadas en la última década, los estudiantes bonaerenses perdieron 110 días de clases. El número representa más de la mitad de un año escolar, estimado en 180 días según el calendario oficial.

El peor año para los chicos fue el 2014. Se perdieron 20 días si se suman las medidas de fuerza realizadas en el distrito bonaerense y los paros convocados desde la conducción docente nacional. Y el mejor fue el 2015, cuando el gobernador del distrito, Daniel Scioli, fue candidato a Presidente y concedió un aumento de casi 40 por ciento. Semejante suba se volvió un dolor de cabeza para las nuevas autoridades cuando llegó el momento de liquidar sueldos y aguinaldos.

Fuente: Infobae

Compartir