ESCUCHANOS

Titín Naves: “No quiero volverme un viejo choto”

30 septiembre, 2018
1.286 Views

El músico y compositor, ex líder de 113 vicios, pasó por los micrófonos de La Cien Punto Uno el viernes último. En una larga y agradable entrevista con el programa ¡NUNCA VI UN CHINO CON RULOS!, Titín se abrió. Conversó y reflexionó sobre su presente y sus proyectos. Guitarra en mano, interpretó versiones acústicas de “Paraje Entre Rios” y “Resucita mis sueños”.

A continuación, algunos textuales de los mejores momentos de la visita de Titín a la radio.

Las entrevistas
“Hacía mucho que no iba a un programa de radio. Había decidido no ir por un tiempo. Últimamente no me gusta hacer entrevistas. No les encuentro una buena desembocadura”

La composición
“Componer es lo que me mantiene vivo. A veces tardo mucho. A veces tardo poco. A veces compongo diez canciones de un flash, a veces compongo una canción por año. Pero es la forma de mi estancia en la tierra. Mi estadía acá en la tierra es así. Aprendí a convivir con Titín hace muy poquito, pero aprendí a convivir con Titín. Algunas cosas me daban mucha bronca. Esa bajada inspirativa y zarpada, y de golpe estar años o meses sin que pase nada me angustiaba, pero ahora me reconozco así, me quiero así, me gusta así y cuando tengo que hacer una canción nueva, sale, viene, y últimamente me están gustando las cosas que estoy haciendo. Siempre fui muy malo autocriticándome, siempre me di con un caño, y ahora como que estoy aprendiendo a pegarle unos mimos al viejo Titín. Las canciones son mi mecanismo de permanencia en la tierra. Mi nafta. Mi combustible. No tengo objetivos puntuales en este momento. No sé en qué plataforma disparar un disco. Si en un formato físico o qué”

Círculos
“Ahora me gusta escucharme. La otra vez escuche “Círculos”. Hacía 5 años que no lo escuchaba entero, y me pareció raro. Me parecieron algunas canciones re lindas. Lo escuché y me parecía como que no era yo, como que era otra persona escuchando a Titín Naves, como que estaba escuchando a un amigo.
“Círculos es del 2011. Editado en 2011. En realidad estaba terminado en 2009, pero se dilató el laburo y cuando el disco llegó acá ya era viejo. Ya tenía mucho tiempo de tocado, ya lo habíamos tocado como tres o cuatro veces y cuando fue la presentación del disco no fue ninguna sorpresa, no había cosas nuevas para mostrar, ya lo había mostrado todo. No tuvo una gran recepción y no lo pude disfrutar. Recién ahora lo estoy disfrutando. Me cruzo con gente que le regalé el disco hace tres o cuatro años, y recién ahora me hablan del disco y de los temas. Es como que en algunos lugares lo están escuchando más ahora que lo que lo escucharon en el momento en el que salió”.

Los Nancy del Carmen
“En este momento estamos experimentando más el arte de combinar los horarios que el arte de combinar los sonidos, porque cada uno tiene sus propias vidas y sus propios tiempos. Pero cuando nos juntamos hacemos un sonido re lindo, estamos por grabar un EP que es un formato digital con cuatro temas, y mi idea es que en el EP hayan dos canciones con Sebastián Oviedo que es un gran músico de comodoro que toca el bandoneón y que ha hecho muchas participaciones e intervenciones conmigo. Siempre que lo llamo está”

Aprender a convivir con Titín Naves
“Hace poco aprendí a convivir con Titín. Qué se yo, el mambo de la soledad. El mambo de clavar cuarenta años y estar solo. Clavar cuarenta y cinco y estar solo. Clavar cincuenta y seguir solo. Y digo “bueno, es esta. No pasa nada con estar solo. Está re bueno.” Es una decisión estar solo. Primero era una dicotomía: “está bueno estar solo pero estaría bueno estar acompañado”. Ahora ya no. Es una decisión y estoy acostumbrado.

Las luces y las sombras de los escenarios
“Yo te voy a comentar dos realidades actuales. Una es que no me va a ver nadie. Cuando yo toco no me va a ver absolutamente nadie. 15, 20 personas. En un momento me dio tristeza, me dio pena. Pensé en ir al psicólogo. Pero yo salgo a la calle y me paran los pibes para abrazarme, agradecerme por la música o sacarse una foto conmigo. Y yo llego a mi casa re contento. ¡Ya está! ¿Qué psicólogo?
Pero por ahí te la podes llegar a poner. Otra persona, en otro estado cerebral, con el ego más inflamado se la pone en el pecho. Después de bajarte de un “Hasta Siempre” (NdeR: Show despedida de 113 vicios en el 2.013) con 8.500 personas en el predio ferial que además nunca nadie más lo volvió a llenar de esa forma, a tocar para una sola persona en Caleta Olivia como me pasó una vez, es feo y es triste. Es lamentable. Y por ahí dan ganas de no tocar más por un tiempo. Y no es castigar a nadie, ni autocastigarme. Es simplemente guardar las canciones para el momento en el que la gente las necesite. Yo también considero que la gente tiene una necesidad. No es obligatorio ir a verme”

Las letras. Leer y escribir
“Creo que mis letras están más calmadas, que tienen un contenido lirico un poco más contundente que antes. Ha pasado un tiempo considerable de las primeras letras que hice cuando tenía 20 años, ahora tengo 50. Y está bueno leer como para poder expresar lo que a uno le está pasando por adentro del cuerpo. No es fácil hacer una canción, o querer decir lo que vos estás sintiendo a través de una lírica. Me gusta mucho la literatura. Trabajo en una biblioteca y estoy rodeado de libros. Y la literatura es una herramienta, un recurso más para luego tirar todo a una hoja y después llevarlo a una guitarra.

La amistad con Palo Pandolfo
“Siempre que venía una banda a Comodoro nos llamaban a los vicios para “telonear”. Con los que más onda pegamos fue con “Los Visitantes”. Hicimos un asado a puertas cerradas “Los Vicios” y “Los Visitantes”. Te podrás imaginar lo que fue eso hace 20 años… nosotros con “Los Vicios” estábamos muy bien y ellos habían venido a presentar “Maderita”. Rebalsamos un “Socios Fundadores”. Era todo un despilfarro, un derroche de vida. Y de ahí en adelante una amistad alucinante. En el año 2.000 yo cometí el terrible error de casarme. Nos fuimos de luna de miel y pasamos a saludarlo a Palo por su casa. Terminamos quedándonos diez días (risas).
Después de que separaron “Los Visitantes” su primer show solista lo hizo acá en el teatro español con “Los Vicios”. Luego fue el productor de “Círculos”.

Embarrado hasta la pera
“La aberración de un baterista que me contestó que él no hacia letras porque laburaba. Así me contestó. Yo dije “¡guau!”. Me remitió a los vicios. Hacer exploración sismográfica, caminar 70 u 80 kilómetros por día clavando estacas y llegar embarrado hasta la pera. Llegar a la carpa recontra mojado, con grados bajo cero, los dedos al borde de la hipotermia y escribir una letra que tenga que ver con lo que había vivido ese día, o que me deje una chica y sufrir tanto que salga “Veneno de muerte lenta”. No me digas que estás laburando y no podés escribir una letra”.

La actualidad de la escena local
“En este momento hay gente divina tocando en la escena local. Fede Cusolito, Gaby Caniza que es un dios total, es un pibe que tiene un potencial increíble. Me gusta lo último de Alakran, me gusta mucho el negro Shaman. Hay mucha gente con una capacidad increíble. Antes había mucho folklore y los del rock no estábamos tan bien vistos cuando éramos chicos y andábamos con nuestros instrumentos por la calle. Antes era muy raro ver un instrumento como un trombón. Ahora ves un pibe que va con una trompeta, con un trombón, con un contrabajo en un bondi haciendo malabarismo y eso está re bueno, es re lindo”.

La receta para no volverse un viejo choto
“No quiero volverme un viejo choto como un montón de amigos míos que están viejos y chotos. Hago yoga a la mañana y a la tarde, corro, no chupo, no tomo merca. Intento no hablar de nadie, intento no suponer, intento la impecabilidad de las palabras, intento hacer lo máximo que puedo de todas las cosas que me gustan hacer. Me ocupo, ya no preocupo más. Tampoco tengo miedos. Me alejé mucho de todo lo que eran miedos ¿Miedos de qué? ¿Miedo a qué? Vivo una vida media cuántica. Me manejo con buenas energías, no se acerca a mi halo gente que viva de otra forma. Y es la manera de estar en común unión con uno mismo y con esta vida tan hostil por todos lados. Esa es la receta para no transformarme en un viejo choto (risas)”

Compartir