La inflación de este año podría llegar al 36% y el dólar a 65 pesos

11 abril, 2019
244 Views

El contador y ex Rector de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, Jorge Gil, analizó el último informe del FMI Perspectivas Económicas Mundiales. En ese marco se refirió a los dos variables más sensibles de la economía argentina: la inflación y el dólar.

Exceptuando Venezuela, Argentina lidera en inflación, duplicando a México, esto implica serios problemas para el país como unidad nacional y para nosotros, como habitantes, para nuestro desarrollo microeconómico. Es un elemento sustantivo en el momento de elegir un Presidente”, comenzó.
A Gil no le sorprendió que Argentina lidere el ranking de inflación “porque el mundo occidental está transitando una etapa de relativa tranquilidad en el comportamiento de los precios, principalmente alentado por la expectativa que trae la Reserva Federal en EEUU respecto a la tasa de interés”.

DIFICULTAD CONCEPTUAL
El economista explicó que “desde el contexto de los países occidentales, la tendencia global del sistema capitalista es mantener un nivel de inflación por debajo del 2% anual. En Argentina hay una dificultad conceptual muy grande, entre una economía política y una política económica”.
Macri definió bajar la inflación como algo simple, porque hizo un enfoque exclusivamente monetario y piensa que con la variable de la cantidad de moneda en circulación se puede manejar el tema inflacionario”, extendió.
Por otra parte, aseguró que “la inflación sigue existiendo porque es un tema de economía política y se vincula con la tensión social que genera la redistribución de ingresos. El comportamiento de los precios hace que no esté exclusivamente sesgado por la cantidad de circulación, sino que obedece a una cantidad de variables que se denominan presiones inflacionarias básicas”.

INFLACIÓN EN EL 2019
Al referirse a la meta inflacionaria para este año, Gil, puso en contexto al asunto “cuando se estudia los niveles de precios en función de las presiones inflacionarias básicas, advierte que ha girado el nivel de productividad de la economía nacional, porque nuestra economía hoy en día está basada fundamentalmente en el mercado externo, se ha desestimado el mercado interno como motor de economía«.
Esta productividad es de base financiera, entonces se estructuran alrededor de una tasa de interés sea lo suficientemente alta para cubrir la inflación y generar una ganancia que se adecue al nivel de rentabilidad internacional”, desarrolló.
En ese contexto y de seguir este gobierno, subrayó que “no es desacertado pensar que haya una inflación entre un 36% y 40%, con una devaluación que va a cerrar en un 55% con respecto al valor del dólar en el cierre del año pasado, un valor entre 60 y 65 pesos”.

FUTURO CON SACRIFICIOS
Este año habrá elecciones en nuestro país, en base a eso, Gil contó que “si hay un cambio de rumbo económico, podría haber un reacomodamiento general de precios y salarios y esto podría modificar la valuación nominal. Si es el sistema sigue así, seguirá acentuándose esta tendencia de recesión con inflación, si el sistema cambia deberá generar algún tipo de shock inicial para permitir ir reacomodando las variables económicas con el tiempo, en cualquiera de los casos nos espera un futuro de sacrificios”.

SIN EQUIVOCACIÓN
En Argentina la redistribución del ingreso se hace cada vez más recesiva”, describió Gil. Y apuntó de nuevo al gobierno nacional “cuando dicen ‘nos equivocamos’ se está ocultando la verdadera intencionalidad, la intención es generar un marco de inequidad y de acumulación de riquezas tan fantástica que después permite dificultar sobremanera el tránsito para establecer algún tipo de equidad social”.

SEGURIDAD SOCIAL AFECTADA
Para concluir, Jorge Gil habló sobre la seguridad social y la pérdida de productividad “los intereses de endeudamiento externo están representando casi el 30% de los recursos que se afectan a seguridad social, se financializan los presupuestos, se transforma la concentración de la riqueza en capital financiero concentrado, el país pierde productividad y los ciudadanos pierden posibilidad de trabajo”.

Compartir